TERAPIA FAMILIAR

En ocasiones los problemas un miembro de la familia son el reflejo de un conflicto o una dificultad en la comunicación y relación de dicha familia. Los principales problemas que se suelen tratar en la Terapia Familiar son:

 - Relaciones problemáticas entre cónyuges, hijos y otros miembros de la familia.

Problemas en uno de los miembros de la familia, como  adicciones, Trastornos de Alimentación u otros cuadros clínicos.

Trastorno mental de uno o varios miembros familiares.

Crisis familiares debidas a acontecimientos vitales inesperados: enfermedades, muertes, desempleo. 

El objetivo general de la TERAPIA FAMILIAR es capacitar a la familia de herramientas para integrar las necesidades de crecimiento de cada miembro con la integridad familiar. La Terapia Familiar puede incluir a todos los miembros de la familia o sólo aquellos que estén vinculados con el problema en cuestión. Puede ser útil en cualquier situación familiar que cause estrés, dolor, ira o conflicto.

Para ello, es necesario:

  • Mejorar el funcionamiento de la familia a diferentes niveles.
  • Aumentar la comprensión mutua y el apoyo emocional entre los miembros de la misma.
  • Fortalecer las habilidades de resolución de problemas.
  • Desarrollar estrategias de afrontamiento ante diferentes dilemas y situaciones de la vida.